LUJOS EN LA SANIDAD VASCA (Alberto Meléndez)

Medicina de familia con blog propia

Hacía mucho frío en la calle. Sin embargo, en el pequeño salón del piso de Ángela hacía calor. En realidad no sé si era tan pequeño. Pero desde luego se hacía pequeño para el número de personas que nos habíamos juntado en él aquella fría mañana de finales de febrero.

Ángela reinaba en su sillón a modo de trono, y desde él nos miraba ahora ya mucho más tranquila. Yo sentado en el brazo del sofá. Elena, su médico de cabecera, de cuclillas en el otro lado. Carmen, su enfermera de cabecera, luchaba con la manga de la bata de Ángela para tomarle la tensión. Aurkene, la enfermera que trabaja conmigo (ya dije en alguna ocasión que no diré “mi enfermera” salvo en presencia de mi abogado) hablaba con la hija de Ángela, Itziar, sobre algunas recomendaciones de la alimentación de su madre y de su estreñimiento. Elena le toca…

Ver la entrada original 704 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s